Estrella de la Mañana recauda fondos en el mercado para sus proyectos.

La asociación Estrella de la Mañana es una ONG aragonesa que trabaja en India promoviendo una mayor justicia social para mejorar tanto la situación educativa, sanitaria y social de la infancia  y juventud en situación de vulnerabilidad, como la de personas excluidas socialmente por distintos motivos. Además, también trabaja para mejorar la situación de personas refugiadas tibetanas.

Para esta entidad, la pandemia de coronavirus ha supuesto una reducción muy importante de sus actividades y, por lo tanto, de los ingresos para desarrollarlas. Es por ello que a lo largo de este año, se llegó a un acuerdo con el Ayuntamiento de Zaragoza y la gerencia del Mercado Central para que dispusiera de un puesto donde mostrar sus productos –fundamentalmente artesanía y textil– diseñados en India, Nepal y Tibet.

La fotoperiodista Cris Aznar es una de las voluntarias de la asociación que colabora en esta iniciativa que se puso en marcha el pasado mes de julio. El puesto es el 66 y entrando por las Murallas Romanas se encuentra en el pasillo de la izquierda. De momento solo abre por las mañanas, pero la idea es que a partir de octubre también abra por las tardes.

Cris comenta algunas de las cosas que se pueden adquirir en el puesto de Estrella de la Mañanas: mantas tibetanas, cuencos, pañuelos de seda, telas de algodón 100% indio, bolsos tibetanos y de la India. Recientemente, además, se ha incorporado el café de especialidad aragonés Onawa, que se vende en bolsas de 250 gramos con diferentes tipos de molienda.

“La respuesta en estos primeros meses, sobre todo de gente que ya conoce el proyecto, ha sido muy buena –comenta Cris Aznar–, pero todavía hay muchas personas que no saben que estamos en el Mercado Central, así que animamos a todos los zaragozanos a que se acerquen”.

En el puesto también hay una exposición de fotografías de Cris Aznar de los viajes que ha realizado a India y Tibet para plasmar los proyectos que realiza la asociación. Las imágenes están a la venta y la recaudación se destina a los mismos fines solidarios.

Los recursos que se obtienen van dirigidos, fundamentalmente, a temas de educación, desarrollo socioeconómico, salud y sensibilización. En educación, por ejemplo, se ha apoyado el acceso de los niños de los campos de refugiados tibetanos a las escuelas en el estado de Karnataka del sur de India. También se han desarrollado un programa de formación profesional y orientación laboral para mujeres en situación de vulnerabilidad.

Por otra parte, se ha dado cobertura sanitaria a las personas que han participado en los proyectos de la asociación, ofreciendo atención primaria y prevención a nivel comunitario. Además, se desarrollan iniciativas para fomentar el respeto, la tolerancia y la valoración de la diversidad como fuente de enriquecimiento humano.

Textos: Revista número 7. Alejandro Toquero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.