Charcutería Miguel Ángel. Puesto 72.

Ana Martínez (35 años) lleva siete años trabajando sola en la Charcutería Miguel Ángel, el tiempo que ha pasado desde que se jubiló su padre. Antes compartió con él ocho más más convivencia y aprendizaje. “El relevo no fue traumático porque ya había aprendido todo en el momento que me quedé sola”, confiesa.

Un patrón común que se repite en casi todos estos jóvenes es que no les apetecía seguir con los estudios tras superar la formación básica. “Un día me dijo mi padre: ¡vente al puesto! y no me lo pensé. Me gustó la idea porque con los horarios que llevaba apenas había convivido con él de niña, así que cuando empezamos a trabajar juntos es cuando realmente le conocí”.

Ana reconoce que el trabajo en la charcutería ha cambiado bastante. “Mi padre solo vendía jamón y queso y algún día excepcional panceta; pero en los últimos 15 años la venta ha dado un vuelco radical, ahora tienes que traer de todo para todos los gustos porque la competencia de los supermercados y las grandes superficies cada vez es mayor”.

Ella, por ejemplo, ofrece todos sus productos sin gluten y, la mayoría, sin lactosa. Una de sus especialidades, lo que más le gusta, son los quesos. “Me enseñó mi padre a conocerlos y tengo muchas variedades, alguno sin lactosa que son los que más cuesta encontrar”, explica.

También tiene una envasadora al vacío para la clientela que lo demanda, pero a Ana Martínez le apetece ofrecer una visión “más ecológica” de su negocio y, en la medida de lo posible, intenta evitar la presencia de plásticos.

Textos: Alejandro Toquero. Número 7 de la revista «Mercado Central».

Teléfono y WhatsApp:  677 153 968

Venta por Internet:

https://www.mizesta.com/supermercado/v/charcuteria-miguel-angel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.