Hermanos Mené y la borraja, vidas paralelas.

Hermanos Mené cultiva y comercializa una gran variedad de productos hortícolas, pero la borraja y el tomate rosa acaparan casi todo el protagonismo. En el caso de la borraja, esta empresa tiene el 60% de la cuota de mercado de Aragón, lo que en cifras se traduce en una producción de un millón y medio de kilos anuales.

Además, se trata de una verdura en constante crecimiento, que desde hace ya tiempo se consume durante todo el año. En invierno, comenta Vicente Mené, “se cultiva en los invernaderos, mientras que a partir de la primavera se hace en malla, como si fuera al aire libre”. Es en estos meses cuando más rápido crece la borraja. “El secreto está en cortarla en el
momento justo –prosigue–, sin que haya subido demasiado para que los tallos estén tiernos”.

Para obtener esta producción, Hermanos Mené cuenta con 35 hectáreas de cultivo en el entorno de Zaragoza. De momento, la mayor parte se comercializa en Aragón, aunque también está presente en algunas grandes superficies de Madrid y Cataluña. Vicente Mené considera que “es una verdura delicada y hay que saber prepararla, algo que fuera de Aragón
todavía no han conseguido muchos consumidores, y tal vez por eso no se vende tanto”.

Para resolver este problema, su intención es poner en las bandejas de borraja un código QR que permita acceder a recetas en las que se muestra cómo preparar esta verdura. “La clave está en unos tiempos de cocción cortos –asegura–, porque si no, todos los nutrientes y las vitaminas se quedan en el agua”.

Textos: Alejandro Toquero.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.