¡Ya se ve la luz al final del túnel!

Por fin parece que se ve la luz al final del túnel. Prácticamente un año y medio después del inicio de la pandemia, se puede empezar a hablar de una cierta normalidad aunque todavía se tardará un tiempo en recuperarla totalmente. Lo más duro de la crisis sanitaria provocada por la Covid-19 ha sido la enorme cifra de muertos y las miles de personas que han enfermado. Sin embargo, gracias al esfuerzo ciudadano y a su concienciación, estas terribles consecuencias se han podido mitigar en parte.

Muchos profesionales han contribuido con su trabajo a hacer más llevadera esta dura travesía y, entre ellos, los detallistas han jugado un papel destacado. En el Mercado Central de Zaragoza su labor ha sido fundamental para seguir dando servicio a la ciudadanía. En los momentos más difíciles de la pandemia, los puestos han permanecido abiertos para atender a los zaragozanos y cubrir sus necesidades básicas de alimentación.

Además, en muchos casos han hecho el esfuerzo de atender los pedidos por teléfono o washapp y entregarlos a domicilio, o han ofrecido otros servicios para hacer llegar la compra a casa. En este sentido, su implicación ha sido total y es por ello que desde estas páginas queremos mostrar a los detallistas del Mercado Central de Zaragoza nuestro más sincero agradecimiento. En cualquier caso, aunque lo peor de la crisis sanitaria parece que ha pasado conviene estar muy alerta y no bajar la guardia.

De ninguna manera se puede afirmar que la pandemia haya traído cosas positivas, pero en el Mercado Central se han acelerado algunos procesos que en una situación normal seguramente hubiesen tardado mucho tiempo en producirse. La digitalización es a día de hoy una realidad y, junto a ella, la llegada de muchos clientes jóvenes que han descubierto los grandes beneficios que supone comprar en el Mercado Central. La compra ´online» cada vez tiene más peso en la actividad de los detallistas y la aplicación de ´El Club de Amigos del Mercado Central ha sido la última herramienta para conseguir ese acercamiento. Los sorteos, los cupones de descuento y los vales de regalo para comprar en los puestos están teniendo un gran éxito. En un primer momento son una vía de enganche imprescindible que en no mucho tiempo conseguirá atraer a muchos más clientes.

Los jóvenes, sin duda alguna, representan el futuro del Mercado. Tal y como se refleja en este número de la revista, para garantizar el relevo generacional entre los detallistas, pero también para atraer a nuevos consumidores. Unos y otros tienen la llave para conseguir que el Mercado Central de Zaragoza siga cumpliendo muchos años más.

Fuente: Editorial de la revista nº 6 Mercado Central, junio de 2021

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.