El origen del mercado y del barrio de San Pablo

El barrio de San Pablo fue fundado por el rey Jaime I el Conquistador (Montpellier, 2-II-1208 – Valencia, 27-VII-1276), hijo de Pedro II el Católico y de María de Montpellier. Entre otros privilegios, le concedió el asentamiento del mercado, cumpliendo los deseos de su difunto padre fallecido en la batalla de Muret (1.213).

Se trató de un ensanche de Zaragoza ubicado fuera de la ciudad amurallada.  En un principio contó con una humilde ermita dedicada a San Blas, que posteriormente sería ampliada hasta la actual iglesia de San Pablo.

La denominada parroquia Alta, de San Pablo o del Gancho, acogía a labradores, artesanos, comerciantes, nobles y religiosos, quienes configurarían el centro comercial de Zaragoza, cuyo herederos directos son los comerciantes del entorno del mercado y los propios detallistas del Mercado Central.

La denominación del «Gancho» toma su origen en el empleo de un machete en formade hoz con el que los labradores limpiaban malezas y ramajes, acequias y brazales de riego.  También lo utilizaban cuando por San Blas se acudía de romería a su ermita y era preciso cortar la abundante vegetación que impedía el paso. El «gancho» que era la herramienta utilizada por los labradores para quitar todo lo que estorbaba ha quedado como símbolo de un barrio habitado por gente sencilla y de culturas diferentes.

 

Un comentario en “El origen del mercado y del barrio de San Pablo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *