CARNICERÍA M.M. MIRANDA

En la carnicería M.M. Miranda se notan los años de oficio y cómo ha evolucionado para ofrecer a los clientes un gran abanico de productos. El ternasco de Aragón, de ganadería propia, es una de sus señas de identidad. Pero es que, además, cuentan en exclusiva con ternera de Pallarés Nadal y se puede disfrutar de magníficos productos como entrecot y chuletón de vaca madurada.

Tras la reforma del Mercado Central, la carnicería cuenta con dos
puestos unidos que dan al pasillo central y a uno lateral. Y entre medias, entre cristales, el obrador donde se preparan los embutidos y los elaborados que cada vez se demandan más. Ofrecen siete hamburguesas, pero tras la vitrina también se dejan ver cachopos, filetes rusos,
costilla de cerdo adobada o panceta en salmuera y adobada.

Este muestrario y, sobre todo, cada detalle del trabajo artesano que realizan, como el uso de tripa natural y no sintética o la calidad de la materia prima para que las hamburguesas queden muy jugosas, son sus principales bazas a la hora de atraer a un público joven.

Juan y Marisa, a la que todo el mundo conoce como Miranda, tienen el relevo garantizado con su hijo Martín. En estos meses duros de la pandemia, su conocimiento de las redes sociales ha sido decisivo para promocionar la carnicería y que hoy sus productos lleguen a localidades como Fuentes de Ebro, Quinto de Ebro o Cuarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.