LA CHARCUTERÍA DE ANTONIO. Puesto 38.

Espectacular muestrario de quesos, jamones… y mucho más

La Charcutería de Antonio funciona desde 1998 con el ánimo de “crecer y ofrecer cada día nuevos productos y servicios”

Lola Gavín, Antonio Soriano y Elena Sánchez están al frente de La Charcutería de Antonio, un puesto que lleva abierto desde 1998. Antonio reconoce que en el tiempo transcurrido desde entonces “han cambiado muchas cosas en el oficio”. “Nuestra actitud siempre ha sido la de crecer y ofrecer nuevos productos y servicios”, prosigue Antonio, que confiesa que han tenido mucha suerte con el asesoramiento comercial recibido para incorporar productos.

El jamón al corte lo tienen desde hace tiempo, de cebo campo y de bellota, aunque este último lo incorporan cuando está en el mejor momento. Otra apuesta clara y decidida es por los quesos. Impresiona ver la vitrina de su puesto. Hay decenas de ellos. “Estamos muy al tanto de los quesos que reciben premios y procuramos tenerlos; somos muy queseros”.

La calidad, sin duda, es una de sus señas de identidad, que también se refleja en el surtido de jamones. Hay una buena selección de paletas ibéricas, de la DOP. Jamón de Teruel y de Las Alpujarras, “que es uno de los que últimamente más está gustando a los clientes”.

El muestrario de productos se completa con conservas muy seleccionadas. “No nos gusta rellenar el mostrador por rellenar”, matiza Antonio. De ahí que, por ejemplo, haya un buen aceite virgen extra de La Almunia de Doña Godina; conservas de Tío Nicasio; adobos de Soria; yemas de espárragos de Navarra o miel de un apicultor artesano.

En La Charcutería de Antonio fueron de los primeros en incorporar el envasado al vacío. “Era algo desconocido y creo que llevamos ya tres máquinas; para la gente es muy cómodo cuando se va de vacaciones o quiere hacer un envío”. Es un servicio más a la clientela, como deshuesar y filetear los jamones que les traen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.