Salvemos el mercado

En el espacio cultural (puestos 17 y 18) la asociación de detallistas del Mercado Central expone 43 fotografías de los años setenta del siglo pasado.  Dicha exposición permanecerá abierta un mes durante el horario comercial.  En la misma se pueden contemplar las calles del entorno y algunos de los detallistas y clientes presentes en el mercado.

La citada década comenzó con el estallido de la polémica ciudadana por el intento de derribo del edificio del mercado para prolongar la entonces denominada Vía Imperial (actual avenida César Augusto) hasta el río.

Dicha situación vino precedida años antes por varios intentos de prolongar el Paseo de la Independencia hasta el río.  Así en 1952 se redactó un proyecto de prolongación del citado paseo hasta el Ebro. El Plan General de Ordenación Urbana de Yarza del año 1957, además de prolongar el Paseo de la Independencia, contempló, entre otras cuestiones, el derribo de las manzanas entre las calles Escuelas Pías y Cerdán y del Mercado Central.

En 1968 el Plan General del arquitecto Larrodera descartó definitivamente la prolongación del Paseo de la Independencia, pero siguió manteniendo la prolongación de la Vía Imperial desde la Puerta del Carmen hasta el río. La aprobación de este último plan marcó el origen de la asociación de detallistas del Mercado Central que en aquellos momentos agrupó a 237 vendedores. El entonces presidente, don Lázaro Soler, supo liderar el movimiento de defensa del mantenimiento del mercado al que rápidamente se le unieron distinguidas personalidades como por ejemplo: el doctor Fernando Solsona, Sebastián Contín, Guillermo Fatás, Antonio Fatás, el profesor Torralba y Santiago Loren, entre otros. Además el movimiento vecinal, como la asociación de Vecinos Lanuza Casco Viejo , se constituyó, entre otros motivos, para apoyar a los detallistas.

Don. Lázaro Soler, fundador de la ADMC

En el año 1973 se aprobó provisionalmente el Plan Especial de la Vía Imperial que suponía el derribo del mercado. Esta aprobación, aunque provisional, marcó cinco años de intensa lucha en defensa del mercado, como así nos lo relata José Luís López.  Se articuló una campaña bajo el lema «Salvemos al mercado» que contó con más de 30.000 firmas de ciudadanos y el apoyo, entre otros colectivos, del Colegio de Arquitectos y del Colegio de Abogados.

Trascurrieron cinco intensos años hasta que en 1978 se consiguió la declaración de Monumento Histórico para el Mercado Central. La Casa Real participó en dicho logro, según nos cuenta José Luís López. Así, con motivo de una visita de los reyes Don Juan Carlos y Doña Sofía, José Luís redactó una carta dirigida a la reina en la que exponía la necesidad de preservar el mercado. Dicha carta la entregó su hijo José Luís, que hoy sigue estando presente con nosotros en el mercado.

Agradecemos a todos los ciudadanos y colectivos que hicieron posible salvar al mercado y por eso, dedicamos esta exposición a todos ellos y muy especialmente a los particulares que nos apoyaron y que nos siguen respaldando hoy en día.

¡Gracias a todos y a todas!

 

Un comentario en “Salvemos el mercado

  1. Es cierto que fueron muchas entidades las que lucharon para preservar el Mercado Central de la piqueta. De esta lucha surgió la «Asociación de vecinos Lanuza_Casco Viejo» que sigue en la actualidad con sede social en la calle de San Pablo. Se puso Lanuza para hacer mención al mercado que lleva su nombre

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *